Una consecuencia más del sedentarismo

El síndrome metabólico es un padecimiento donde el cuerpo humano se encuentra ocupado por condiciones favorables para la aparición de diabetes, hipertensión y problemas cardiacos, precisamente por fallas diversas en el metabolismo de las personas.

Esta enfermedad se hace presente aproximadamente en el 40% de los mexicanos menores de 40 años y en algunas entidades la cifra se eleva. Generalmente se manifiesta en personas que cuentan con familias con antecedentes y es más común entre las personas afroamericanas, hispanas, asiáticas e indígenas americanas. En todos los casos la posibilidad de que ocurra el síndrome aumenta a medida que la gente aumenta su edad.

Los orígenes y causas exactas de este síndrome son muy variadas, pero entre los factores que contribuyen a que se presente esa condición son: la genética, los desórdenes alimenticios, el sedentarismo y la falta de actividad física regular, sin embargo existen algunos estudios que relacionan al padecimiento con problemas hormonales y hasta psicológicos.

En general existen algunas características que debemos de tomar en cuenta para saber si contamos con este síndrome, o sólo con alguno de los síntomas que son controlables de una manera relativa.

Para el caso de los hombres se debe de cuidar que no se excedan los 101 centímetros de cintura, cualquier medida sobre esa cifra es ya un indicador de problemas de acumulación de lípidos. En las mujeres este hecho se debe mantener bajo los 89 centímetros.

Los triglicéridos son una clase muy específica de grasa (o lípidos) que se encuentra presente en el flujo sanguíneo de las personas, si las unidades superan los 150 mg/dl entonces es otro factor de riesgo a la salud y síntoma del síndrome metabólico.

Si la persona presenta una presión sanguínea de 135/85 o más, o si actualmente está tomando medicamento antihipertensivo, es decir, para reducir la presión. De igual forma la hiperglicemia (azúcar alta) con valores de 110 mg/dl en ayunas o más nos representa un indicador grave.

Enfermedad silenciosa

La mayoría de las personas que tienen el síndrome metabólico, son personas que se sienten saludables y es posible que no tengan síntomas. Sin embargo, están en riesgo de desarrollar enfermedades graves, como la diabetes y males del corazón.

Para que sea posible establecer un diagnóstico de síndrome metabólico es necesario considerar, primero, que contemos con por lo menos tres de estos síntomas, o segundo, que cualquiera de estas enfermedades o síntomas sea grave.

Si el cuerpo humano desarrolla resistencia a la insulina, una hormona importante producida por el páncreas. Significa que se necesita más insulina de la normal para que el cuerpo continúe funcionando, es decir, se ayuda al metabolismo de una manera artificial.

Es importante que se mantenga una actividad física regular de por lo menos 30 minutos diarios, el sedentarismo es uno de los principales hechos que orillan al cuerpo humano a no utilizar los nutrientes de los alimentos y almacenar la energía en forma de grasa.

En todos los casos es recomendable acudir con un especialista en alimentación, cardiología o del metabolismo, de esta forma se podrá establecer si sólo se cuenta con obesidad, sobrepeso o alguno de los factores anteriores que requieran tratamiento individual.

La visita con los especialistas es aconsejable por lo menos cada diez meses, además de que la utilización de una dieta personalizada y un control efectivo del estrés nos ayudarán a evitar cualquier padecimiento nocivo.

¡Cuidado!

Preste atención si usted tiene al menos tres de los siguientes factores de riesgo:

*Grasa excesiva en el abdomen

*Presión arterial alta (hipertensión)

*Niveles anormales de grasa en sangre (lípidos), incluido el colesterol y los triglicéridos

*Hiperglucemia (nivel alto de azúcar en sangre)

 

Foto: http://www.cardiologist.org

Actividad física, Calidad de vida,
actividad física, Obesidad, Salud, Sedentarismo, Síndrome metabólico,

También te puede interesar

16 de diciembre de 2013
La actividad física se puede realizar prácticamente en cualquier sitio y no requiere equipo necesariamente. Cargar la compra, madera, libros o niños son buenas actividades físicas complementarias, igual que subir escaleras en vez de utilizar el ascensor. La actividad física...   >Leer más
24 de octubre de 2012
El mundo vive bajo la tremenda presión de una población obesa, los médicos levantan la voz para alertar sobre los problemas de los kilos acumulados, pero las sociedades modernas –sobre todo en naciones del primer mundo– se mueven menos por diversas razones.  [ Texto:...   >Leer más