Menos trabajo doméstico, mayor riesgo de obesidad.

Mientras que en la década de los sesenta la mayoría de las mujeres dedicaban gran parte de su día a las labores domésticas, hoy por hoy la situación ha cambiado drásticamente. Por un lado, los avances tecnológicos han permitido que las labores domésticas se hayan simplificado considerablemente. Por el otro, son cada vez más las mujeres que cuentan con un empleo fuera de casa. En otras palabras, en el pasado las mujeres invertían más horas y energía en tareas del hogar.

Esta situación tiene implicaciones muy importantes en términos de salud ya que la disminución o falta de actividad física constituye uno de los factores clave en la aparición del sobrepeso y obesidad, así como de afecciones cardiovasculares, entre otras muchas enfermedades. Por lo mismo, la sustitución de la energía que anteriormente se utilizaba en las labores domésticas por conductas sedentarias como trabajar sentada frente a la computadora o ver la televisión contribuye en buena medida a una significativa disminución de la actividad física entre las mujeres, con el consecuente riesgo de desarrollar sobrepeso y otros padecimientos.

En un reciente estudio, el doctor Andrew Archer, de la Universidad de Carolina del Sur, y su equipo de colaboradores analizaron el estilo de vida de 55,000 mujeres estadounidenses entre 19 y 65 años, desde 1965 hasta el 2010 –en qué ocupaban su tiempo y cuánta energía “gastaban” en la realización de las labores domésticas. Sus resultados, publicados en PLOS ONE (Biblioteca Pública de Ciencias, por sus siglas en inglés), revelan que, efectivamente, el tiempo que antes se ocupaba en el hogar disminuyó en un 50% entre todas las mujeres. Si en 1965 ellas invertían 26 horas a la semana en dichas tareas, en el 2010 apenas les dedicaban 13 horas. Esta caída de actividad significó que las mujeres dejaron de “quemar” más de 2,500 calorías semanales para el 2010.

Por otra parte, el mismo estudio señala que el tiempo que las mujeres pasan frente a una pantalla de televisión o computadora se ha incrementado dramáticamente. Si en la década de los sesenta veían la televisión 8.3 horas semanales en promedio, en el 2010 este tiempo se duplicó a 16.5 horas por semana frente a una pantalla.

“El tiempo que antes se utilizaba para realizar tareas del hogar hoy se ocupa en conductas que no implican tanto movimiento físico, un fenómeno que impacta significativamente a la salud pública”, asegura el doctor Archer. Por otro lado, el hecho de que las más afectadas sean las mujeres empeora la situación pues, a decir del experto, “la educación y transmisión de hábitos saludables a las siguientes generaciones depende en gran medida de ellas.”

Para el doctor Archer, aunque existe la noción de que la comida y el hecho de comer en exceso constituyen la principal causa del sobrepeso y la obesidad, la realidad es otra. “Nuestro estudio demuestra que el principal problema no es la dieta sino, más bien, la forma en que ocupamos el tiempo. Un estilo de vida activo o sedentario determina la reacción del organismo frente a lo que comemos.” En otras palabras, la actividad física entre las mujeres ha disminuido notablemente, lo cual implica que gastan menos calorías y, por lo tanto, corren mayor riesgo de padecer obesidad y demás enfermedades.

Aunque es cierto que cada vez hay más mujeres que practican algún deporte o hacen ejercicio, las horas que invierten a ello no son suficientes para compensar la falta de actividad física en general. “Hoy por hoy, las mujeres hacen ejercicio alrededor de 2.3 horas a la semana, pero esto no basta para cumplir con los 60 minutos diarios que recomienda el Instituto de Medicina para mantener un peso adecuado”, advierte Archer.

Para el doctor, es urgente que los expertos en educación, medicina y salud pública consideren la relevancia del ejercicio como una de las bases esenciales de la buena salud pues, como él mismo afirma, “la inactividad física es responsable directa de múltiples enfermedades y, en muchos casos, incluso la muerte.”

Fuente:

cronica.com.mx

Actividad física, Calidad de vida,
actividad física en casa, cómo evitar ser obeso, cómo evitar subir de peso, Ejercicio, ejercicio en casa, Obesidad, qué hacer, sobrepeso, trabajo doméstico,
  • Luisilla

    ¿Así o más machista su artículo?

También te puede interesar

6 de diciembre de 2013
¡Al fin viernes! Llegamos al día de la semana más esperado. Nos esperan dos días para descansar y salir con nuestra familia y amigos. Quizás tendremos alguna fiesta de cumpleaños o saldremos a cenar a un restaurante donde la comida nos resulte muy tentadora. Sin...   >Leer más
9 de abril de 2013
A últimas fechas, la obesidad ha adquirido una enorme relevancia como un grave problema de salud que actualmente aqueja a miles de personas en todo el mundo. No obstante, se trata de un fenómeno que ha empezado a investigarse hace apenas unos años y del cual todavía se conoce...   >Leer más