Medio año por delante. ¡Activate!

Hola a todos. La semana pasada se la dedicamos a los parques urbanos, hablamos unos días de su importancia dentro de la estructura urbana y otros sobre nuestros ejemplos consentidos de parques urbanos. Escribimos de Chapultepec por su importancia en la conformación de la historia de México, de Central Park por ser el ejemplo de parque urbano al que todos los demás, lo admitan o no, aspiran; y de Hyde Park, por ser el parque urbano dónde se origina la idea de la libertad de expresión como indisociable del concepto de espacio público. Estos tres parque urbanos son ejemplo a la vez de la influencia que el espacio público ejerce sobre la autoestima de una ciudad, la historia de un país y el desarrollo de una ideología política. Esperamos que hayan disfrutado nuestra serie tanto como nosotros lo hicimos. Sin duda alguna, esperamos hacer una segunda edición pues dejamos fuera a muchos parques urbanos que son inigualables, como Villa Borghese en Roma, El Retiro en Madrid, Fundidora en Monterrey, Tangamanga en San Luis Potosí y muchos otros más por lo que estamos seguros que esta será una categoría recurrente en nuestro blog y que nos da mucho de qué hablar.

El día de hoy inicia el segundo semestre del año y es una excelente oportunidad para hacer una pausa en el camino. Como solemos hacer todos al inicio del año, es probable que tu también te hayas puesto algunos propósitos de año nuevo que tienen que ver con las ganas de vivir una vida más saludable, de hacer ejercicio e incluso de llevar una dieta más sana. A veces iniciamos con mucha disciplina y conforme empieza a transcurrir el año empezamos a alejarnos de nuestros propósitos, nos llenamos de excusas y poco a poco regresamos a nuestros hábitos iniciales. Para evitar que esto se prolongue el año entero y nos agarre enero del 2014 en el mismo lugar en dónde nos encontrábamos el año pasado, te compartimos tres tips para acabar el año de una forma más activa.

1. Déjalos ir. Muchas veces asociamos una meta con una fecha de inicio y otra de final por lo que es probable que ahora no le encuentres mucho sentido a empezar a hacerlos cuando ya “perdiste” medio año. No importa cuáles hayan sido tus propósitos al inicio del año, déjalos ir y replantéate nuevos objetivos que se ajusten a estos 6 meses que tienes por delante.

2. Objetivos objetivos. En algunas ocasiones lo que nos aleja de nuestros objetivos es lo inalcanzables que nos parecen. Para evitar que esto suceda hay que ser muy objetivos y plantearnos metas que si bien nos representen un esfuerzo y un sacrificio no nos parezcan que para lograrlos tenemos que convertirnos en personas completamente diferentes.

3. De mes en mes. En lugar de ponernos una meta para fin de año nos será mucho más fácil mantenernos en el camino saludable si nos ponemos metas a corto plazo. Empieza por ponerte metas semanales como hacer ejercicio por lo menos 3 veces a la semana y empieza a cambiarlas una vez que las hayas cumplido por lo menos un mes. De esa manera irás progresivamente empatando tus hábitos con tus objetivos y estos se ajustarán a tu disponibilidad real de tiempo.

Por último, no te atormentes por lo que no has hecho, enfocate en lo que puedes empezar a hacer. Y tampoco pienses que necesitas hacer las grandes transformaciones. Son las sumas de los pequeños cambios lo que nos permitirá disfrutar nuestros compromisos por ser más sanos en lugar de sufrirlos.

Actividad física, Calidad de vida, Ciudades Activas, Espacio Público, Sin categoría,

También te puede interesar

21 de marzo de 2013
  Los infantes que son físicamente activos son más felices y reportan menos síntomas de depresión que los que no lo son. Diversas investigaciones, entre ellas una realizada en Finlandia, han encontrado la razón: el ejercicio le ayuda a combatir el estrés. Un...   >Leer más
10 de abril de 2013
Actualmente existen diversos estudios que documentan los beneficios del ejercicio. La reducción de enfermedades  cardiovasculares, la diabetes y muchas otras que se derivan del sobrepeso se mencionan en cada uno de estos análisis. Sin embargo la actividad física también...   >Leer más