La nueva Alameda Central

O “cómo ser incluyente”…

Texto: Jorge Gordillo Matalí para Transeúnte

La vista del lugar era completamente otra: me di una vuelta al acabar la inauguración y pude mirar más lejos de lo que alguna vez noté, me sentí en una ciudad de película, pero más en un set de película hollywoodense. Entre la poda de los árboles, donde se quitaron las ramas más bajas, y la falta del comercio ambulante y tal vez algún otro factor, el espacio renovado de la Alameda Central de la Ciudad de México, permitía ver a través de todo él, desde Bellas Artes hasta el otro extremo, donde está la calle Doctor Mora y comienza la Plaza de la Solidaridad, pequeña vecina de la Alameda, y donde está también el Laboratorio de Arte Alameda, situado en el Antiguo Convento de San Diego. Antier, lunes 26 de noviembre, a las 19:00 horas se inauguró la remodelación de dicho espacio, poco más de 9 meses después de iniciada la intervención, el 5 de marzo de este año.

Al principio noté la remodelación un tanto artificial. La iluminación nocturna parecía excesiva, el nuevo piso color gris claro casi brilla gracias a la potencia de esta. El lugar parecía haber perdido su espíritu de vejez y en parte lo hizo, pero después de caminarla unos minutos más y sentir la facilidad con la que se atravesaba, la forma en la que la gente ya la había hecho suya de nuevo, sentada a los bordes de las fuentes, admirando las nuevas luces LED (Light-Emitting Diode: diodo emisor de luz) y el agua que parecía salir de ellas en todas las fuentes, mi percepción mejoró: el nuevo espacio es sumamente cómodo y atractivo, las viejas fuentes y esculturas renovadas se notaban mucho más que antes, los detalles sobresalen.

Durante la inauguración se mencionaron varias cosas por parte del Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y del Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Felipe Leal, entre ellas, las más notorias fueron el enfático llamado a cuidar y mantener este espacio por mucho tiempo como está ahora, en su inauguración, también se aclaró que habrá diversos responsables del espacio, entre ellos la Delegación Cuauhtémoc, el Gobierno del DF y una nueva autoridad: El Alamedero, similar a una figura anterior, que se tenía en para este espacio durante la época Vierreinal. Esta figura se encargará en del mantenimiento y seguridad de la zona. Cuidar la limpieza y los jardines será una de sus tareas, y otra será la que me generó gran preocupación -además de esas luces que parecen provocar un pequeño día dentro de la noche de la ciudad-, mantener fuera a ambulantes -también llamados “comercio informal”- y a indigentes. A palabras de Ebrard, de hoy en adelante se garantizará que no se llene de ambulantes… no tengamos indigentes, aunque por ahí no le guste a alguna persona que diga yo eso, pero es la verdad.

Pienso que es preocupante la exclusión del comercio informal de esta nueva área por dos razones, la primera es que se puede volver una práctica común en todos los espacios de la ciudad y el país, escudados bajo la excusa de que generan “desorden” y suciedad, los funcionarios y cualquier ciudadano que apoye esta idea, promoverá la erradicación de una tradición que precede incluso al Virreinato. La segunda razón me la recuerda una entrevista que hizo la revista Time Out México en su edición impresa al fundador de Le Pain Quotidien, Alain Coumont. Este, quien también es chef, al hablar sobre la comida en las diferentes ciudades del mundo, comenta que estas cada vez se vuelven más aburridas, ya que es difícil encontrar alimentos fuera de lo común en ellas, resaltando que la comida en el mundo es cada vez es más homogénea, es la misma, o demasiado parecida, en la mayoría de las ciudades.

Eliminar el comercio ambulante no solo es eliminar tradición, sino diversidad y la posibilidad tanto de conservar algo bueno como de encontrar algo nuevo en nuestras ciudades. Pongo solo un ejemplo: los elotes asados -ni hablemos de los esquites, y apuesto a que muchos de los que lean esto se les ocurrirán varios ejemplos más-. A algunos no les gustarán, pero a otros nos parecen deliciosos, sin mencionar que representan una de las bases más importantes del país y dan trabajo a miles de eloteros en la ciudad. ¿Por qué no regular e incluir ese tipo de comercio en este espacio público mejorado? Se puede hacer que sea limpio y ordenado sin dejar de ser ambulante, a la vez que se conserva algo muy característico de la Ciudad de México y el país.

Otro punto preocupante, como bien predice Ebrard, es la exclusión de los indigentes. Una ciudad de vanguardia e incluyente, al menos si no puede ser 100% coherente en el presente, al menos necesita seguir construyéndose sobre lo que sí se ha logrado. En un texto, Andrés Lajous resalta como un probable logro en la historia del GDF, la menor discriminación que viven hoy en día los indigentes de la zona central de la Ciudad de México. Justificar la exclusión de estos miembros de la sociedad como lo hizo Ebrard, como algo que es “la verdad”, es justificar una falsedad: que ellos no pertenecen con nosotros.

La Alameda Central quedó muy bien y hay que felicitarlo: se ha mejorado un espacio público al que podemos acceder todos (o casi todos) en vez de construir o ampliar una vialidad, por ello, abajo les comparto algunas fotos del espacio y recomiendo mucho que lo visiten ustedes mismos. Sin embargo, es importante, cuando hablemos de ciudad del siglo XXI, hablar de democracia, inclusión, innovación y tolerancia, por eso les propongo no olvidar las preocupaciones que menciono antes y comentar en esta publicación sobre ellas. Una ciudad construida por unos pocos siempre será una ciudad excluyente.

La banqueta del lado de Avenida Hidalgo

Fotos: Transeúnte y animalpolitico.com

Ciudades Activas, Obra pública,
Alameda Central, Centro Histórico, DF, Recuperación de espacios,
  • Brompton

    No, Cero ambulantes, Un parque no necesita comida, Así está perfecta,

También te puede interesar

15 de agosto de 2012
La antorcha olímpica se apagó, pero en Reino Unido quieren aprovechar el entusiasmo deportivo para que las personas mayores se vuelquen masivamente al ejercicio físico. Texto: El Nacional, con información de la BBC / "Inspirar a una generación", fue el lema de...   >Leer más
24 de febrero de 2014
Según un estudio publicado en la revista Psychological Science, los parques, jardines y espacios verdes en zonas urbanas ayudan a mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas. La investigación fue realizada por científicos de Inglaterra, quienes revisaron...   >Leer más