La ciudad transitoria: los mercados sobre ruedas

¡Hola a todos!

Arrancamos la semana con muy buen animo disfrutando mucho del verano, que aunque no todos estemos de vacaciones, la atmósfera en los meses veraniegos sin duda se siente más ligera.

El día de hoy hablaremos sobre la ciudad transitoria, aquella que se construye de manera temporal; la que se genera como resultado de la apropiación efímera del espacio urbano. Hay muchas expresiones de este tipo de ciudad pero el día de hoy hablaremos de los mercados sobre ruedas, una tradición que en nuestro país data de la época prehispánica pero que en distintas partes del mundo existe también desde mucho tiempo atrás.

Los mercados sobre ruedas traen consigo muchas ventajas para la vida de barrio que en una primera instancia tendemos a pasar por alto. Es común que las molestias ocasionadas por la instalación temporal de este tipo de mercados, como la alteración en el tráfico de la zona dónde se instalan o la basura que naturalmente se genera al final del día, haga que los habitantes que habitan unos cuantos metros a la redonda expresen inconformidad y desacuerdo. Para contrarrestar el mal sabor de boca que generan tener en mente los beneficios que aportan puede ayudar a equilibrar la balanza. Te compartimos algunos de ellos:

1. Resignificación del espacio público. La calle vuelve a ser un espacio con muchas funcionalidades, más allá de ser un espacio de uso exclusivo del automóvil, con este tipo de dinámicas urbanas la calle se convierte por unas cuantas horas del día en plaza, mercado, restaurante y sobre todo, lo más importante, se convierte en un espacio verdaderamente público e incluyente.

2. Contacto social. Los mercados sobre ruedas posibilitan la interacción, el encuentro social, la convivencia al mismo tiempo que detonan la vida pública de las calles y fortalecen el tejido social de los barrios y colonias.

3. Menos contaminación. A diferencia de cuando vamos al supermercado, cuando vamos al tianguis o al mercado sobre ruedas, lo hacemos caminando por lo que no sólo no contaminamos sino que al mismo tiempo le sumamos unos cuantos minutos de ejercicio a nuestro día. A la vez, los vendedores del mercado usan menos plástico para envolver sus productos por lo que esto también ayuda al medio ambiente.

4. Apoyo a los pequeños productores. Los pequeños productores y comerciantes encuentran en los mercados una opción para vender sus productos a un precio justo lo que contribuye a sostener esta fuente de trabajo y ayuda a que el beneficio económico generado por estas transacciones se quede en la esfera hiperlocal.

La Secretaría de Desarrollo Económico publica en su página de internet los días y lugares dónde se instalan de manera temporal los mercados sobre ruedas. No te pierdas la oportunidad de salir a caminar un poco, escoger la fruta y la verdura tu mismo, platicar con tus vecinos y con los vendedores de los puesto quienes sin duda alguna hacen de la experiencia de comprar alimentos una cosa totalmente diferente al automatismo del supermercado.

A pie, Espacio Público, Eventos, Hacer ciudad,
mercado sobre ruedas,
  • lila

    necesito comprar unas cosas, podrian informarme de mercados sobre ruedas grandes en monterrey y su area metropolitana?

También te puede interesar

26 de julio de 2012
La ciudad es un buen escenario para andar con tranquilidad y sentir el placer de ser un espíritu vagabundo. Sólo nos hace falta un buen par de tenis, un poco de tiempo, compañía si alguien quiere ir a nuestro lado y un recorrido que puede cambiar cada día. Texto: Elle...   >Leer más
7 de noviembre de 2012
El parque urbano de BIG en Copenhague. [ Texto: Christian Mendoza para Código ] Una de las complejidades contemporáneas del paisaje urbano es la multiplicidad de culturas que pueden concentrarse en una zona. El que ciudadanos de distintos orígenes habiten un mismo...   >Leer más