¿En qué te beneficia el ejercicio físico?

Hablar de ejercicio físico es hablar de salud. La actividad física moderada proporciona importantes ventajas al organismo humano y se considera un factor imprescindible en la prevención e incluso mejoría de enfermedades relevantes como la diabetes, hipertensión, osteoporosis, problemas cardiovasculares e incluso del cáncer. Dedicar 4 horas a la semana a caminar, nadar o montar en bici puede resultar el mejor seguro de vida.

El ejercicio físico puede mejorar enormemente el aspecto físico o la salud física. Está probado que ayuda en la lucha contra determinados factores de riesgo (hipertensión, sedentarismo, osteoporosis…), por no hablar de la rehabilitación. Además de la salud física, hay otra faceta que me parece muy importante: la salud psíquica. Cada vez hay más patologías derivadas de lo que podemos llamar aislamiento, falta de socialización, autoestima, equilibrio emocional… aspectos que pueden mejorarse a través de la práctica deportiva, correctamente prescrita y adaptada a las capacidades del paciente. El tercer beneficio que aporta el ejercicio físico es su factor lúdico. Tanto en solitario como en grupo, cualquier actividad puede resultar gratificante.

El metabolismo de una persona que realiza ejercicio está más equilibrado que el de la persona sedentaria y muchos de los parámetros de patologías tienden a normalizarse con el ejercicio físico.

Al comenzar a hacer deporte existen existen tres variables fundamentales: el tiempo de práctica, la intensidad y la duración de la sesión de entrenamiento. Si la persona se está iniciando debe realizar ejercicios de baja intensidad y jugar con la duración (menos intensidad, más duración). Si por el contrario tenemos una persona ya iniciada, abordará el entrenamiento de los objetivos que se marque: potenciar la resistencia, desarrollar la potencia o mantener una base de ejercicio aeróbico que le permita sentirse bien…

En los 15 primeros días ya empezaría a notar los efectos y en el plazo de 2 ó 3 meses se obtendrían unas diferencias evidentes. A medida que pase el tiempo éstas se hacen mucho más evidentes, de forma que en 1, 2 ó 3 años podemos estar ante una persona que sea totalmente distinta.

Si no hay constancia, no hay ejercicio físico que pueda ser útil. Una de las características esenciales de la actividad física es que es efectiva mientras sea regular. No vale hacer deporte 10 días sí, y 10 no. El ejercicio físico tiene que ser un hábito de vida, y es ahí donde reside el reto.

Fuente: pulevasalud.com, http://www.pulevasalud.com/ps/contenido.jsp?ID=60083&TIPO_CONTENIDO=Articulo&ID_CATEGORIA=101571&ABRIR_SECCION=3&RUTA=1-3-65-253-101571

 

Sin categoría,
  • brendita(la unica)

    que lindas respuestas

También te puede interesar

16 de julio de 2013
Hola a todos, Hemos estado hablando mucho de la importancia que tiene incluir el ejercicio en nuestra forma de vida y la de nuestros hijos. Esto no quiere decir que tenemos que hacer grandes transformaciones y cambiar por completo nuestra forma de ser. Muchas veces esta idea...   >Leer más
20 de agosto de 2013
Hola a todos, Cuando se trata de querer cambiar nuestros hábitos alimenticios, nuestra comportamiento en relación al ejercicio o nuestro estilo de vida lo que realmente necesitamos es tener actitud. Generalmente anteponemos contar con el equipo adecuado, la ropa deportiva...   >Leer más