En la plaza pública

El ejercicio de observar en el espacio público puede llevarnos a redescubrir los misterios y maravillas de lo cotidiano.

Un hombre alrededor de los 35 años sonríe una y otra vez. Está sentado en una banca de piedra de la plaza principal, a un lado del kiosco. Sus ojos se iluminan al tiempo que una carcajada y un brinco en el corazón le dibujan el semblante. Ignoro la razón que lo tiene ahí.  Quizás espera a alguien. Pero el evento que lo entretiene lo distrae de estar impaciente.

Me gusta imaginar que no espera a nadie, ni nada, y sólo disfruta como tantos otros, de la sombra, la quietud, la frescura del ambiente, un cambio en la rutina.  Quizás visitar ese espacio público forma parte de su quehacer diario, como un régimen estricto para prevenirse contra los estragos del estrés. Se lo receta a cucharadas, o como una cápsula cada dos días.

Es posible que haya visto, en alguna ocasión, la danza de los viejitos. Los niños con máscara y sombrero plagado de listones le hacen el día a casi cualquiera. Los violines hacen bailar -aunque sea en silencio- los pies de las monjas y del dueño del perfil más amargo.

Ignorante no es de que varios payasos dan funciones a partir del medio día. Su espectáculo resuena por toda la plaza.  Hasta casi cubrir los cláxones y ruidos de los automotores que profanan la paz de la tarde.

Pero el evento que le regocija hoy, es familiar. Un niño de 3 años juega a “las trais” con sus abuelos y su madre. Ella, con tacones altos y falda, igual lo corretea que huye de él. La abuela aplica el chicle: en cuanto alguien “se la pega”, devuelve el golpecito, muerta de risa. El abuelo corre a pasos cortitos y su estilo es intentar alcanzar a dos o más a la vez. Todo sucede en 10 minutos.  Para el hombre que observa risueño, es un evento peculiar que no se repite frecuentemente.

Es difícil correr en tacones, pero es un deleite notar que alguien más disfruta con tu juego.

Siempre hay algo que ver, o maneras de disfrutar el tiempo en la plaza pública.

Foto: http://thumbs.dreamstime.com

Calidad de vida, Hacer ciudad, Parques,
ciudad, Contemplar, Historias, Observar, Parques, Plaza Pública,

También te puede interesar

2 de julio de 2013
Hola a todos, Seguimos en nuestra semana de motivación para ver si logramos convencer a algunos cuantos de replantearse objetivos saludables para terminar estos últimos 6 meses del año más activos. Por lo general todos caemos en el cliché de hacer propósitos para mejorar...   >Leer más
15 de agosto de 2012
Probablemente habrás oído incontables veces que hacer ejercicio es "bueno para ti" pero ¿sabías que, de hecho, también puede ayudarte a sentirte bien? Hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede aumentar tus niveles de energía e incluso ayudarte a encontrarte mejor desde...   >Leer más