Ejercítate hasta en la oficina

Podemos hacer ejercicio incluso sentados frente a la computadora, basta con mantener la espalda recta y el abdomen sujeto

¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo, a alguien más o has escuchado “no hago ejercicio porque no me da tiempo de ir al gym o mi presupuesto no me alcanza para eso en estos momentos”?

Sin embargo, esta es una de las excusas más trilladas y falsas, “el que no hace ejercicio es porque no quiere, porque para ello no necesitas ni tiempo extra ni un solo peso de presupuesto”, de acuerdo con la entrenadora en Pilates Nora García (*).

La especialista en educación física señaló que “podemos hacer ejercicios hasta mientras estamos sentados trabajando frente a nuestra computadora, solo basta con estar bien derechos, ya sea recargados en el respaldo o no, pero siempre sujetando el abdomen, es decir tratar de llevar nuestro ombligo a la columna y tener la espalda recta”. (Ver video)

Así mismo la profesora certificada por True Pilates en Nueva York, señaló que dentro de la misma oficina o lugar de trabajo es posible tomar unos cuantos minutos para estirarse, relajar los músculos, fortalecer el cuerpo e incluir poco a poco el ejercicio de manera rutinaria en nuestra vida.

 

Camina correctamente

Nosotros caminamos para ir a donde necesitamos, “a la cocina, al baño, a consultar algo con un compañero del trabajo o de la escuela, pero no debemos caminar sólo para llegar a donde vamos, sino hay que hacerlo con conciencia y de forma correcta”, dijo Nora.

Según la entrenadora, para caminar de forma correcta primero nos debemos colocar con los dos pies bien plantados en el piso cuidando que no se roten ni hacia adentro ni hacia afuera, mantener la espalda recta, el abdomen sujeto, con los hombros relajados y hacia abajo, y la mirada al frente cuidando de no sacar la pelvis para que la alineación sea correcta.

Una vez que tenemos la posición correcta y controlada ya procedemos con la caminata, “esto lo debemos hacer aún cuando sólo vayamos a dar tres o cinco pasos, primero será de forma consciente y poco a poco nos habituaremos a hacerlo de forma normal y sin estar verificando con tanta exactitud la postura.

 

Haz ejercicio, aún sentado

Hoy en día muchas personas trabajan en oficina, lo que les exige estar sentados por varias horas seguidas, pero no por estar sentados hay que ser sedentarios, refirió Nora, “podemos trabajar en nuestras computadoras cómodamente sentados mientras hacemos Pilates todo el tiempo que estemos en esa posición, previniendo además posibles lesiones lumbares y de cuello”.

En este caso, la también formadora de instructores en Pilates, indico que debemos colocar la silla atrás de nosotros, y sentarse hasta la parte de atrás, la espalda puede o no estar recargada en el respaldo, “pero debemos cuidar que la espalda esté bien recta y el abdomen bien sujeto”.

 

La pared y la silla tus aliados en el ejercicio

Además de estos dos aspectos básicos que la especialista señaló como ejercicio cotidiano, indicó que cuando tomamos unos minutos para descansar la vista, dispersarnos un poco o antes de salir a comer o de irnos a casa, es posible hacer una micro rutina de ejercicios de estiramiento y relajación que nos ayudarán a ir formándonos condición física y evitar el sedentarismo, aún en la oficina.

“Así sentaditos en la silla, de la forma correcta, colocándolos en un lugar que no molestemos, haremos ejercicio con la piernas”.

“Mientras una pierna se queda en posición normal, la otra la estiramos hacia arriba hasta donde podamos sin perder la postura y tratando de extender la rodilla lo más posible. Si tenemos una liga nos podemos ayudar con ella colocándola debajo del arco del pie para ayudarnos a controlar el movimiento y aplicar fuerza, o podemos solo colocar ambas manos por detrás de la pierna dejando la rodilla libre para que doble y estire”.

Nora indicó que con ocho repeticiones por pierna bastaría.

Por otro lado, la pared puede ayudarnos a colocar la espalda de modo derecho y a relajar tensión, “pegamos la espalda a la pared con los talones ligeramente separados de ella, contraemos el abdomen y nos aseguramos que no quede espacio entre la zona lumbar (cintura) y la pared, relajamos los hombros, cuidando que estén abajo”.

Empieza a respirar profundo, controlando la entrada y salida del aire, cuando esté controlado, con la postura correcta, poco a poco se va doblando el cuello y la espina vértebra por vértebra, cuidando que los músculos estén relajados, y solo el abdomen sujeto.

Los brazos quedan colgados al frente y se hacen círculos hacia adentro y luego hacia afuera. Posteriormente, con la fuerza del abdomen, se regresa a la posición recta.

En esa posición se colocan los brazos estirados al frente a la altura de los hombros, y cuidando la respiración controlada, hacemos unas cuantas sentadillas, todo con la fuerza del abdomen.

Al terminar, se regresa a la posición inicial, se contempla el cuerpo como si fuere de una sola pieza, se despega de la pared y sale caminando bien derecho con la postura correcta.

Fuente:

Sumedico.com

Actividad física, Calidad de vida,
actividad física, Ejercicio, ejercitar en la oficina, no tengo tiempo de ejercitar,

También te puede interesar

27 de agosto de 2013
Lo sabemos, una de las características comunes a las sociedades contemporáneas es el culto al cuerpo y la obsesión por la figura, la esbeltez y el estilo de vida saludable. De ahí que en todas partes del mundo veamos distintas expresiones de lo que en el fondo es un mismo...   >Leer más
9 de diciembre de 2013
Cada día es una nueva oportunidad para hacer cambios en  nuestra vida que nos hagan vernos y sentirnos saludables, si ya mantienes ese estilo de vida ¡te felicito!, pero si no es así, ánimo esta es la oportunidad para empezar. No se trata de procedimientos complejos...   >Leer más