Déjame la bici, por fa

La historia de un hombre que sintió pasión por las bicicletas desde la infancia y ahora hace arte con y de ellas.

Texto: Pablo León para El País/

A Domiciano su padre no le compraba una bici. “Tanto mi hermano como yo éramos unos cafres”, recuerda este artista y diseñador gráfico las palabras de su progenitor. Por eso, se veía obligado a pedírsela a sus amigos. “Déjame la bici, porfa”, les decía a unos y a otros. En alguno de estos prestados paseos, la bicicleta hacía aguas y el joven, en compensación, reparaba las bicicletas de sus colegas. De eso han pasado más de 30 años, pero a Domiciano Brezmes, maquetador y artista de 49 años, lo de los pedales se le quedó en la cabeza. Diseña por la mañana; el resto del tiempo, crea. Es un artista plástico que hace unos años empezó a atesorar cuadros, sillines y manillares que, herramientas en mano, ha transformado en su propia marca de bicicletas: Domibrez. Pero las bicis de Domi no son nada comunes: las hay raras y oxidadas; sofisticadas con un cuadro de carbono o vintage con décadas en sus rodamientos. Todas tienen su nombre y las vende pero también las expone. “No son solo un objeto, son una obra”, añade.

“Nunca había esperado algo así”, comenta Brezmes, abrumado en la tienda-espacio Pasatiempos, en Palma de Mallorca. Aunque Brezmes es leonés, lleva casi 14 años en Palma. “Una capital hostil a la bicicleta”, apunta uno de los invitados a la exposición Déjame la bici (porfa) (hasta el 12 de septiembre en Pasatiempos; Brossa 16, Palma de Mallorca), que toma el nombre del blog del artista como guiño a su cantinela juvenil. Nada más comenzar la legislatura, el año pasado, el nuevo Ayuntamiento, del PP, comenzó a desmantelar el carril bici de Avenidas, que atravesaba la ciudad. Esta vía fue construida en la anterior legislatura cuando PSOE, Bloc per Palma y Convergència per les Illes estaban en el poder. “A raíz del cambio de la política en relación a la bici, ha surgido un movimiento muy activo en la capital”, añade el chico.

Expo de bicicletas de Domiciano Brezmes en Palma de Mallorca.

El día de la inauguración de la exposición de Brezmes, muchos de los mallorquines apasionados por los pedales llenaban la estrecha y moderna calle Brossa. “La exposición surgió hace algo más de un mes, cuando la marca de mochilas Eastpak me propuso presentar mis bicicletas a la vez que su nueva mochila Velow, para ciclistas urbanos”, resume Brezmes el origen de la muestra. Sus bicicletas son únicas. Además del nombre, todas tienen multitud de horas de trabajo detrás y mucha personalidad. Una de ellas, la extraña, se pasó dos años oxidándose en un patio. “La pintura de óxido no crea esa textura”, explica el artista. Otra, la tuvo aparcada hasta que encontró, en un rastrillo, la pieza que le faltaba. “Con las bicicletas he descubierto una faceta artística que permite crear obras que van a ser utilizadas por las personas. Trabajar en ellas es fantástico; ver una de mis bicis por la calle, maravilloso”, concluye.

Fotos: Brezmes.

Ciclistas,
arte, bici, Bicicletas, Brezmes, Domiciano Brezmes, marca, marcas, Palma de Mallorca,

También te puede interesar

17 de junio de 2013
Cada vez son más las ciudades que introducen el sistema de bicicletas compartidas y a nosotros es una iniciativa que nos encanta. El principio detrás de este sistema de transporte público es muy simple: ofrecer un medio de transporte que permita realizar traslados cortos...   >Leer más
18 de diciembre de 2012
El obstáculo más importante para usar bicicleta en el DF está vinculado al miedo a ser embestidos: la falta de educación vial y el exceso de automóviles en circulación, incrementan los riesgos de accidentes. Texto: Ruth Pérez López para Transeúnte Tenemos la tendencia...   >Leer más