Cómo evitar el aburrimiento al hacer ejercicio

Hola a todos,

Seguramente te ha pasado: después de un tiempo de estar haciendo ejercicio descubres que empieza a darte flojera mantenerte constante y una amplia gama de pretextos para abandonar tu tan difícilmente conquistado hábito de hacer ejercicio comienza a ocupar tus pensamientos con mayor frecuencia. ¿Pero cómo pudo suceder? ¿En qué momento pasé de la satisfacción al tedio? Si efectivamente esto te ha sucedido tenemos una noticia para ti: se acabó la luna de miel.

Es cierto que la rutina es necesaria cuando se trata de transformar un estilo de vida, para desarrollar hábitos positivos no hay como la repetición constante para que la transformación sea verdadera. Sin embargo, llega el momento en el que la rutina empieza a jugar en contra y es entonces cuando nos enfrentamos con el aburrimiento y las formas mas ingeniosas para escapar de ella.

Cuando llegamos a este punto, mantenernos fiel a la rutina hará que nos cueste el doble de trabajo cumplir con nuestras metas. Si has llegado al momento en el que el hacer ejercicio te cuesta más trabajo que el placer que te ocasiona, la solución es muy sencilla: ¡tira la rutina por la borda! Aunque si ya estás cansado y aburrido de tu rutina pero te da miedo dejarla porque no quieres caer en la tentación del sedentarismo y perder el hábito de la constancia que tanto trabajo te costó ganar, ¡no sufras más! Sólo sustituye tu rutina actual por una nueva. Te compartimos algunos tips de qué hacer cuando te suceda esto.

1. Cambia de ejercicio: Hacer todos los días el mismo ejercicio no sólo es aburrido sino que deja de brindarte los beneficios más óptimos. Las rutinas de ejercicio tienen que cambiarse aproximadamente cada 3 meses para que siga representando un esfuerzo para el cuerpo. Prueba nuevas opciones, la mayoría de las clases te permiten tomar la primera de prueba para ver si te gusta.

2. Cambia de lugar: Aunque te pueda hacer sentir muy cómodo conocer la mejor ruta para llegar o saber dónde está el estacionamiento, el asistir diario al mismo lugar puede ser un factor que le añade aburrimiento a tu rutina de ejercicio. Trata de ir a lugares diferentes, descubrir recorridos nuevos puede ser muy estimulante además que te servirá para que evitar atajos o rutas que te son fáciles porque te resultan familiares.

3. Cambia de horario: Intenta hacer ejercicio en días distintos a los que normalmente lo haces o en distintos horarios, verás caras nuevas lo que sin duda te ayudará también a evitar la sensación de hartazgo.

Como podrás ver, se trata sólo de ser creativo con pequeños cambios que le agregan sabor y un grado de dificultad a tu esfuerzo diario. Hacer pequeños cambios puede ser lo que necesites para aderezar tu rutina, atrévete a cambiar y abre paso para lo desconocido.

 

Actividad física, Calidad de vida, Deporte Urbano,
aburrimiento, rutina,

También te puede interesar

26 de septiembre de 2012
La controvertida pugna entre Madrid y Barcelona por albergar la sede de EuroVegas se decantó por la capital española. El complejo ludo-turístico desató una competencia desmedida de rebajas y concesiones –fiscales y medioambientales– atraídas por los puestos de trabajo...   >Leer más
30 de octubre de 2012
El director de la Comisión Nacional del Deporte, Bernardo de la Garza, aseguró que México es un gigante que está despertando y es momento de dar prioridad a la práctica de actividades físicas para la gente del país. [ Texto: Informador ] "México es un gigante que...   >Leer más