Ciudad de bicicletas

Propuestas accesibles para un mejor ciclismo urbano

 

Texto: Este artículo es una colaboración de Andrea Hernández, Violeta Iglesias y Victoria Ruiz, alumnas del Tecnológico de Monterrey de la carrera de Ingeniería en Desarrollo Sustentable, Campus Santa Fe para Transeúnte.

Hoy en día, se sabe que el modelo de transporte en el Distrito Federal y en muchas otras ciudades de la república es ineficiente. ¿Quién no se ha estado atorado en el tráfico y pensando “hasta caminando avanzaría más rápido”? La falta de planificación de proyectos de movilidad, la insuficiencia de redes viales, la desarticulación de las redes de servicio de transporte, el tiempo de demora en cada viaje y las emisiones contaminantes emitidas a la atmósfera representan los principales problemas de nuestro sistema de transporte con lo cual se ve afectado el bienestar y el rendimiento de los ciudadanos. Por esta razón, se necesita desarrollar alternativas de transporte que sean capaces de modificar y disminuir los inconvenientes antes mencionados.

Según el Instituto para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) se estima que en México, del presupuesto  destinado para mejoras en el transporte, se invierte cerca del 70% en infraestructura para el automóvil y 30% en infraestructura para transporte público, ciclista y peatonal. Sin embargo, solo el 30% de la población mexicana utiliza el auto como medio de transporte. Además, se ha demostrado que la construcción de más infraestructura para el automóvil no es realmente una solución a la problemática del transporte, ya que al poco tiempo resulta nuevamente insuficiente y sólo se incrementan los efectos indeseados como el tráfico y la contaminación.

El uso de bicicleta como medio de transporte es un sistema sencillo y conveniente para una ciudad creciente, como la mayoría de las ciudades del país. Se ha demostrado que la bicicleta es el método de transporte más eficiente y rápido para viajes de hasta cinco kilómetros con una velocidad promedio de 16.4 km/h, comparada con la velocidad promedio de un auto en hora pico, que es de 15 km/h. De igual forma, la bicicleta es competitiva con el transporte público. No obstante, se requiere de la infraestructura adecuada de acuerdo a las características físicas y poblacionales. Asimismo, la conectividad con otros sistemas de transporte público como el metro y estaciones de RTP, en el caso del Distrito Federal, son indispensables para el buen funcionamiento de las ciclovías.

Existen numerosos casos en los que los programas de uso de bicicleta han sido introducidos con éxito. Ámsterdam es un gran ejemplo, ya que, además de haber logrado cubrir sus necesidades de movilidad, cuentan con un gran apoyo de diversos sectores. La atmósfera creada alrededor del ciclismo en esa ciudad es realmente disfrutable. Pocos saben de la importancia que tuvo la sociedad en esta conquista. Hubo marchas masivas y constantes manifestaciones por parte de los ciclistas, en las que mostraban su indignación contra la cantidad de espacio dedicado a los automóviles, lo que generaba accidentes automovilísticos y la dependencia del petróleo; con ello consiguieron su realidad actual.

A continuación pueden ver un video de la historia de las ciclovías holandesas:

Otro ejemplo, quizás más cercano a la realidad de la Ciudad de México, es el caso de Barcelona. Esta ciudad no contaba con bicicletas hace más de cinco años, y ahora logra posicionarse como una de las ciudades más amigables con el ciclismo. Barcelona invirtió en infraestructura y en un programa de préstamo de bicicletas, que ha conseguido cautivar y atraer a más usuarios. El DF debería tomar este caso como ejemplo a seguir, para desarrollar su proyecto del uso de la bicicleta como medio de transporte. Algunas acciones serían la extensión del programa “Ecobici”, mayor inversión en infraestructura que le de prioridad tanto a peatones, como a usuarios de transporte público y bicicletas, así como la disminución de los límites de velocidad dentro de la ciudad.

Colombia también ha conseguido incorporar la bicicleta en Bogotá, lo que nos hace pensar que Europa no es el único lugar donde se puede conseguir. A continuación enlistamos cómo podemos lograrlo:

  • Hacer del ciclismo la mejor opción: Las bicicletas son vistas como el vehículo de los que no pueden comprar un coche. Se debe cambiar esa percepción y grabar en nuestra cultura que se trata simplemente de la forma más rápida, flexible, económica y divertida para moverse de un lado a otro. Se tiene que animar a la gente a usar la bicicleta, presentando argumentos que quieran oír como: “El ciclismo es bueno para el medio ambiente, bueno para la salud y bueno para tu cartera”. Las ventajas de usar bicicleta y las desventajas de usar el automóvil deben ser comunicadas constantemente.
  • Cultura del ciclismo: Debe empezar desde temprano. En Holanda, todos los niños saben andar en bicicleta, reciben educación vial y tienen exámenes de ciclismo. Mientras que en nuestro país, ¿cuántos no tenemos a un amigo que no sabe andar en bici? De la misma manera, debe haber buenos modelos a seguir, como artistas, superhéroes, el presidente y su familia, entre otros, que se puedan ver en las calles conduciendo una bicicleta. Asimismo, la oferta del tipo de bicicletas debe ser amplia, para atraer a los diferentes gustos del consumidor.
  • Desarrollar políticas amigables con el ciclismo: Crear una red de las rutas potenciales para bicicletas y formular los requerimientos, enfocándose en las rutas más usadas y en una investigación de quién las usaría. De igual manera, nos debemos asegurar de que existe conectividad entre los distintos medios de transporte público y suficientes facilidades de estacionamiento seguro en los destinos más populares.
  • Caminos seguros para ciclistas: La infraestructura debe ser de calidad y la educación vial tiene que ser prioridad en las escuelas. Si esto no es suficiente, se deberá contar con la colaboración de la policía.
  • Hacer accesible el ciclismo: Lo cual se logra con el programa “Ecobici”, usando dichas estaciones como parte del transporte público, sin embargo, éste se podría extender a otras partes de la ciudad.

Para lograr una red de bicicletas de calidad, ésta debe ser:

  • RÁPIDA
    • La velocidad promedio debe ser entre 20 y 28 kmph.
    • El promedio de espera en semáforos es de 30 segundos.
    • La infraestructura tiene que facilitar el rebase de ciclistas lentos.
  • CÓMODA
    • Pavimentación en buen estado (no baches).
    • No hay vueltas cerradas o pendientes pronunciadas.
    • Rutas fáciles de reconocer.
    • La construcción de estas rutas debe dar prioridad a peatones y ciclistas.
  • SEGURA
    • No hay invasión de otros vehículos en las ciclovías.
    • Los ciclistas son visibles para los demás.
    • Buena iluminación vial.

La participación de la sociedad civil es relevante para este caso. Se trata de una responsabilidad compartida, es decir, debemos de exigir a nuestros gobernantes el cumplimiento de nuestras demandas. Continuar con un deteriorado estilo de vida gracias al tráfico en nuestra ciudad es inaceptable. Más aún, se sabe que pronto alcanzaremos un colapso vehicular en el que será casi imposible transitar sobre las redes viales.

El uso de bicicleta como medio de transporte es posible, solo hace falta que seamos capaces de creer en este proyecto para llevarlo a la realidad y mediante esta medida, se podrá mejorar tanto nuestra calidad de vida como la del medio ambiente.

Foto: jrodmanjr / Foter / CC BY-NC-ND

Ciclistas, Ciudades Activas, Propuestas,
actividad física, ciclismo urbano, CIclovías, Ciudad de México, Holanda, movilidad, Obesidad, propuestas, Sedentarismo,

También te puede interesar

14 de noviembre de 2013
Con tal de promover el ejercicio y las olimpiadas del 2014, “Olympic Changes” instaló una máquina de boletos de metro muy especial en la estación de Moscú (Rusia). En lugar de aceptar dinero como método de pago, esta máquina sólo acepta sentadillas. Los usuarios...   >Leer más
2 de octubre de 2012
Destacan la necesidad de que los ciudadanos se apoderen de los espacios públicos y comunitarios, dado que ello asegura su vitalidad, utilidad y consolidación de redes ciudadanas de cohesión social. [ Texto: Notimex en La Jornada en Internet ] El pasado viernes, la Secretaría...   >Leer más