Arquitectura sustentable y dinámica

Conoce el Centro de visitantes del Jardín Botánico de Brooklyn.

Texto: Victoria Martínez para Código /

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, inauguró recientemente el nuevo centro de visitantes del Jardín Botánico de Brooklyn. El BBG —Brooklyn Botanic Garden por sus siglas en inglés— ha sido calificado como un ejemplo de cómo la arquitectura puede potenciar la historia del lugar a través su riqueza natural.

El Jardín Botánico de Brooklyn fue fundado en 1910, consta de 21 hectáreas y se encuentra ligado al famoso Eco-barrio de Park Slope, un oasis en medio del paisaje urbano de Brooklyn diseñado por los mismos arquitectos del Central Park.

El diseño del nuevo centro de visitantes del Jardín Botánico de Brooklyn fue concebido como una topografía habitable, un umbral entre los ciudadanos y el jardín, donde se podrá satisfacer la curiosidad y el interés sobre la colección floral de clase mundial que alberga el recinto.

El Centro es obra del estudio Weiss/Manfredi de arquitectura, diseño de paisaje y urbanismo. A decir de Michael Manfredi, uno de los fundadores, un aspecto fundamental del jardín botánico es su dualidad: está inmerso en la ciudad y forma parte de ella, pero también constituye un oasis dentro del caos citadino. “El jardín también tiene un elemento de seducción: te atrae, espacio por espacio. Nunca lo ves como un todo; ves una parte primero, otra después. Quisimos reproducir eso en nuestro diseño —como el jardín mismo, la forma serpenteante del Centro de visitantes seduce a las personas y las atrae hacia el jardín”, explica.

El nuevo edificio —que servirá de punto de llegada y orientación— consiste en una estructura de cristal incrustado en una ladera ubicada en la esquina noreste del jardín. Compuesto por dos formas relacionadas que parecen aparecer, desaparecer y cambiar de forma a medida que el visitante pasa a través y alrededor de dichas laderas, el edificio ofrece una nueva secuencia de puntos de vista a través del jardín y funge como una interfaz entre la colección de plantas y la ciudad, entre la cultura urbana y el cultivo.

Situado en la avenida Washington, el Centro de visitantes es una extensión del paisaje en tres dimensiones que, además, incorpora procesos fotosintéticos dentro de los 10 mil metros cuadrados de techo, uno de tantos ejemplos que muestran el uso de tecnología para efectos de sustentabilidad y conservación.El techo verde es uno de los elementos que permiten que la arquitectura del Centro no sea estática, pues dotarán al edificio de una identidad distinta en cada estación, de acuerdo a la altura y especie de la vegetación y a la luz del ambiente.

El Centro aspira a ser un edificio completamente sustentable. Con 28 pozos geotermales que regulan la temperatura de la construcción; tratamientos especiales para reducir la erosión y el desperdicio de agua; terrazas verdes que absorben el agua de lluvia, capturan carbón y reducen el efecto invernadero; y cultivos de especies nativas que preservan la diversidad natural del jardín, el edificio busca ser reconocido con la Certificación de oro LEED (US Green Building Council’s Leadership in Energy and Environmental Design).

El Jardín Botánico de Brooklyn es miembro de la Asociación Internacional de Jardines Botánicos para la Conservación y actualmente cuenta con más de 12 mil tipos de plantas que llaman la atención por doquier.

Por último, el centro incluye una sala de orientación, sala de información, tienda de regalos, sala de exposiciones, cafetería y un espacio elíptico para eventos de educación, ciencia, horticultura y conservación.

En un contexto de urbanismo caótico y poco redituable, vale la pena voltear hacia las nuevas tendencias de la arquitectura urbana sustentable e innovadora.

www.bbg.org


A pie, Arquitectura, Ciudades Activas, Hacer ciudad, Obra pública,
Brooklyn Botanic Garden, Ciudadanos activos, Nueva York, Urbanismo, Viajes,

También te puede interesar

16 de octubre de 2012
A diferencia del antiguo concepto de los espacios públicos que se basan en objetos como una atracción única, el nuevo prototipo de isla urbana de Erick Kristanto, para el Concurso de Intervención Urbana de Seattle, utiliza diferentes actividades como imanes. [ Texto: Buscador...   >Leer más
5 de septiembre de 2012
Hace ya años que las fuentes urbanas han dejado de ser solo para los ojos o los pájaros. Texto: Anatxu Zabalbeascoa para El País / Más allá de fomentar los microclimas y de refrescar la atmósfera de ciertas glorietas y parques, las fuentes con suelo de asfalto...   >Leer más