¡A la calle!

Jan Ghel, arquitecto, urbanista y toda una autoridad en cuanto al tratamiento del espacio público se trata, tiene una simple pero contundente observación: a las personas le gusta ir a… donde hay más personas. De ahí que la calidad de un espacio público no se mida sólo con aspectos técnicos o elementos de diseño como la calidad de su accesibilidad, conectividad o permeabilidad. Si bien es cierto que podemos medir la calidad de un espacio público considerando elementos de diseño que nos demuestren qué tan público o no es en realidad un espacio urbano, uno de los mejores indicadores que podemos utilizar para medirlo es la gente. El carácter público de un espacio no lo determina exclusivamente la propiedad del mismo sino que la condición indispensable para que un espacio sea realmente público es que sea utilizado por las personas. Entre más gente use, ocupe y disfrute un espacio urbano más público se vuelve. No sólo esto, sino que entre más personas estén en el, más seguro y mejor cuidado se encontrará. Esto sucede por dos razones fundamentales. La primera se da porque las personas nos vigilamos unas a otras. Una de las estrategias más efectivas implementadas en Bogota como herramienta para disminuir la criminalidad fue el apelar a la mutua vigilancia de la conducta ciudadana; exhortando a todos a reprobar las malas conductas  y a reconocer las buenas acciones de sus conciudadanos. Y la segunda, es porque entre más personas utilicen un espacio público más fuerte será el sentido de apropiación y entre más propio sientan un espacio, mejor cuidado harán de el. Así que para tener ciudades más seguras y mejor cuidadas, ¡salgamos todos a la calle!

Espacio Público, Hacer ciudad,

También te puede interesar

9 de julio de 2013
Cada vez utilizamos con mayor frecuencia los teléfonos inteligentes para navegar por la ciudad y no cabe duda que gracias a diversas aplicaciones, la ciudad se nos ha vuelto más entendible y manejable. Hemos regresado a la técnica más vieja utilizada por los exploradores:...   >Leer más
23 de junio de 2014
Recuperar el espacio público es, primero que todo, una contribución a la movilidad, salud, e interacción social de la población. Me refiero principalmente a peatones y ciclistas. Y hay que recuperarlo, porque el espacio público crecientemente se ve tomado por los autos...   >Leer más